El aval del alquiler

Par Hélène Baratte le 03/10/2011 | Theme : Reglamentación

Volver a la lista

Como les decía: el aval, junto con la religión y la política, forma parte de los temas delicados de abordar. Al no estar nadie a salvo de sufrir un traspiés en la vida que pueda provocar un incumplimiento de pago, no hay que avalar a la ligera.
Cese del aval

Antes del final previsto, la persona avalada no puede renunciar al aval, pero el contrato de aval puede prever algunos casos que pongan fin a dicho contrato: divorcio, fallecimiento del deudor, por ejemplo. 

Duración indeterminada:

Si en el contrato de aval  no se especifica la fecha o  la duración del contrato no está indicada, el aval es de duración indeterminada. El avalador puede anular el aval de duración indeterminada en todo momento pero el compromiso sólo termina cuando expira el contrato en vigor, se trate del contrato inicial o no, renovado o prorrogado, durante el cual el arrendador habrá recibido la notificación de la anulación por el avalador, si el tipo de alquiler depende de la ley del 6 de julio de 1989 que tiende a mejorar las relaciones arrendaticias: "alquiler de locales para uso de primera vivienda o para uso mixto profesional y de primera vivienda así como para garajes, plazas de estacionamiento, jardines u otros locales, alquilados complementariamente al local principal por el mismo arrendador". Por tanto el avalador deberá pagar los importes debidos hasta el cese del contrato.

"El compromiso solo acaba cuando finaliza el contrato en vigor, se trate del contrato inicial o no, renovado o prorrogado": dicho de otro modo, si el avalador  no anula su compromiso por carta certificada con acuse de recibo antes de que finalice el contrato en vigor, se compromete hasta el final del periodo que sigue al contrato en vigor: hasta el final del contrato renovado o prorrogado.

Nótese bien:Si el tipo de alquiler no está sujeto a la ley de 1989,
el avalador podrá anular en cualquier momento,
la anulación será efectiva al recibir la carta certificada con acuse de recibo.

El compromiso del avalador finaliza en principio:

- cuando termine como previsto el contrato de  aval, en caso de duración determinada,
- cuando finalice el contrato en el cual el avalador ha anulado su compromiso, en caso de duración indeterminada,
-
cuando el arrendatario pague la totalidad de la deuda  
- cuando fallezca el arrendatario y el contrato de alquiler desaparezca con él,
- cuando fallezca el avalador cuando el contrato de aval lo prevea. Sino, en principio tienen que pagar los herederos del avalador.

Nótese bien: Según el tribunal de gran instancia de París, la no renovación del contrato del aval puede constituir un motivo legítimo y serio para despedir al arrendatario seis meses antes del final del contrato cuando una cláusula prevea que el arrendatario está obligado en caso de anulación del aval a establecer un nuevo aval.

Publicité
Crédit Immobilier

Avez-vous pensé à votre Crédit ? ImmoStreet.com vous propose de faire une simulation en ligne gratuite.
Faire une simulation ›