*
* gradient

El aval del alquiler

créé le 03/10/2011 | Theme : Reglamentación

Como les decía: el aval, junto con la religión y la política, forma parte de los temas delicados de abordar. Al no estar nadie a salvo de sufrir un traspiés en la vida que pueda provocar un incumplimiento de pago, no hay que avalar a la ligera.

Definición del aval

El aval es el contrato por el cual un  tercero al contrato de alquiler se compromete a pagar las sumas debidas por el arrendatario, con arreglo al contrato, sus deudas de alquiler, en caso de incumplimiento de pago del alquiler o los gastos de este último.  El acto de avalar puede indicar que la obligación contraída se extiende a las reparaciones del bien en alquiler, a los deterioros y pérdidas durante el uso y disfrute del alquiler, a los gastos de ocupación, pero el avalador no está sujeto a obligaciones que no tiene que cumplir el arrendatario como por ejemplo las reparaciones que no corresponden al inquilino: toda cláusula en ese sentido no sería válida.

Existen dos tipos de aval:

1.El aval simple:

el avalador, en el caso del aval simple, sólo debe pagar si el arrendatario es insolvente o si fracasan las diligencias emprendidas contra él.

Pero si el contrato de aval simple consta de una cláusula por la cual el avalador renuncia al beneficio de discusión, dicho de otro modo renuncia a la posibilidad de exigir al arrendador que los bienes del arrendatario sean previamente embargados y vendidos, el arrendador podrá dirigirse al avalador  antes de haber efectuado diligencias contra el arrendatario.

2.El aval solidario:

Más vinculante porque el avalador se compromete del mismo modo que el arrendatario: dicho de otro modo, el arrendador puede, según le parezca, dirigirse a uno o a otro.

Source

© Fotolia.com

Hélène Baratte
Publicité
Crédit Immobilier

Crédit Immobilier Avez-vous pensé à votre Crédit ? ImmoStreet.com vous propose de faire une simulation en ligne gratuite.
Faire une simulation ›

  Histórico de mis visitas